Puerperio

Puerperio, 40 primeros días.

La llegada del bebé, etapa llena de cambios.

El puerperio es la etapa siguiente al parto  durante la cual ocurre la expulsión de la placenta y el aparato reproductor femenino se recupera por completo volviendo a estar como estaba antes del embarazo, suele durar de 6 a 8 semanas, unos 40 días, es por esto que se le suele llamar cuarentena.

Fases del Puerperio:

  • Puerperio inmediato: se comprende de las primeras 24 horas durante las cuales la madre está bajo resguardo médico en el hospital.
  • Puerperio clínico: son las siguientes 48 horas y normalmente si todo va bien te darán la orden del alta.
  • Puerperio tardío: se extiende hasta las 6 u 8 semanas después de dar a luz.

Adicionalmente a todo el cuadro clínico que presenta la madre también se enfrenta a una  cantidad enorme de cambios psíquico – emocionales, ya que se conjugan nuevas responsabilidades, cambios hormonales, temores, agotamiento extremo y presión social.

Es común escuchar “Que felicidad tienes un recién nacido”, sería mucho más justo y realista pensar que tras el alumbramiento la madre se siente cansada, expone su cuerpo a dolores extremos y horas de trabajo de parto e incertidumbre, para cuando finalmente llega el momento de tener a la criatura en brazos está físicamente devastada, aunque ese momento en el que siente a su pequeño piel con piel por primera vez llene su corazón de felicidad, no deja de estar extremadamente cansada y abrumada, eso no te hace mala madre, te hace una madre normal. Y esta es la realidad de una madre en puerperio, los días en el hospital los llevará bastante bien, se sentirá querida, apoyada y acompañada, al final toda la atención se centran en ella y su pequeño.

Pero y qué pasa con el regreso a casa?

Aquí todo cambia bastante, de tener muchas personas a un llamado de distancia, de poder preguntar a expertos en la materia cualquier duda, de tener comida calentita a todas las horas y de poder pedir un calmante ante cualquier dolor, todo se transforma abruptamente, llegas a casa donde eres tú, tal vez tu pareja o algún familiar y tu pequeño y frágil recién nacido, te invaden las dudas, te vienen mil preguntas a la mente, la inseguridad se apodera de ti, no sabes como sobrellevar la situación con tu pareja, se empieza a acumular la ropa sucia y los platos y tu no te das abasto con un bebé que no para de demandar, hermoso no? Bienvenida al Puerperio, pero calma, no todo es tan malo y por eso debes organizarte ANTES de dar a luz para que disfrutes al máximo de esta etapa y te puedas dedicar con calma a tu pequeño.

Lo primero que tienes que hacer es establecer prioridades, en esta etapa lo es mantenerte bien alimentada, sana y cubrir las necesidades básicas del bebé, en base a eso tienes que organizar principalmente rutinas para ti y tu bebé, esto logrará que te sientas menos perdida y ocupada.

Duerme cuando el bebé duerma, PERO SI NO DUERME!!!!

Al principio el bebé está adaptando sus ciclos de sueño, esto es tan nuevo para ti como para él, así que hay que tener paciencia por difícil que sea, poco a poco y con ayuda de las rutinas dormirá periodos más largos, es posible que por el día duerma extensas siestas que no hace por la noche, aprovéchalos para descansar, olvídate de momento de lo demás, encárgate de tu hijo, y mentalízate a que es probable que dormirás poco por algún tiempo. Lee, investiga, mira imágenes, videos y aprende el arte de amantar para que puedas ofrecer lactancia a demanda, esto ayuda a consolar al bebé y da confort lo que le calma de inmediato.

Hay algunas cosas que debes organizar y te harán el día a día menos complicado, como por ejemplo:

  • Limpieza de la casa y la ropa: quién se hace cargo? Tu pareja, algún familiar, se pueden permitir pagar a alguien que les ayude?
  • Comida: una buena opción es durante las últimas semanas del embarazo elaborar comida que puedas congelar como por ejemplo cremas de verduras, tortitas para desayunar, sopas, y sino organiza qué familiar puede cumplir esta función para que continúes alimentándote sanamente y no te abrumes demás.
  • Compras varias: piensa o planifica con tu pareja o con algún familiar cómo van a hacer la compra, semanal?, quincenal?, por internet, teniendo esto bajo control estarás más tranquila.

No subestimes ni menos precies el papel de tu pareja en este proceso porque es fundamental para poder salir adelante, si cuentas con esta figura dale el protagonismo que merece, déjale actuar y de seguro te va a aliviar una gran carga, planifica y organiza las rutinas en conjunto que es mucho lo que te puede aportar.

En conclusión el Puerperio es un proceso complejo pero hay muchas herramientas que pueden ayudarte a hacer la carga más liviana para que así puedas disfrutar de este período tan importante para ti y tú bebé que finalmente dura muy poco, estableciendo rutinas adecuadas, planificando y organizando a su vez disminuyes las probabilidades de padecer de Depresión Postparto ya que no te sientes tan perdida y te ocupas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *