Depresión Postparto

Mi Historia de Depresión Postparto: Parte II

Comencé a sentir Ansiedad...

Recuerdo que por la noche bañaba a Mathias y lo acostaba, pero luego me aterraba saber que a la hora o 2 horas se levantaría de nuevo, me generaba muchísima ansiedad esto, pero lo sobrellevamos, aunque muy agotados eso sí, recuerdo que una de estas primeras noches llegué a pensar “tanto que quise tener un hijo y ahora todo me parece tan extraño” y yo me comencé a sentir triste, no sabía por qué, para mi era inexplicable, pero procuré no prestar atención y me centraba en el bebé y en cubrir sus necesidades lo mejor que podía; a los 10 días lo llevamos a la consulta de control aquí comenzaron mis preocupaciones, Mathi era un bebe muy pequeño, nació pequeño aunque a término.

"Antes de estar embarazada pensaba: cómo puede una mujer estar triste si acaba de tener un bebé, pues encontraría todas las respuestas cuando lo viví"...

En la primera consulta la Doctora nos dice que el bebé estaba bajo de peso, que si en unos días no aumentaba debíamos considerar ofrecer leche artificial, esto fue una sacudida, ya que para mí lo estaba haciendo todo bien y no quería bajo ningún concepto dar otra leche que no fuese la mía, esto me generó confusión, estrés y más ansiedad de la que venía acumulando, ligado a esto comencé a sentir que no podía controlar nada en la casa, no me daba tiempo de lavar, ni de cocinar, ni de limpiar, y solía ser bastante frenética con todos estos temas en mi casa. …

Desesperación!!!...

Además de todo esto estaba muy sola, mi madre vivía en otro país, mi hermana lejos, mi esposo se iba a trabajar temprano y me sentía muy sola, a pesar de que el intentaba salir del trabajo a medio día a vernos, pero yo me sentía confundida, sola e incomprendida, le sumamos a esto las opiniones, que si el bebé estaba muy delgado y que tenía que darle leche artificial, que si no puedo comer esto o lo otro porque estaba amantando, en fin comencé a sentir que entraba en una espiral sin salida, lloraba mucho, me cuestionaba constantemente si lo que hacía estaba bien, me plantee pedir ayuda pero ni sabía a quien, me parecía ridículo lo que vivía porque en algún momento de mi vida antes de estar embarazada pensaba “cómo puede una mujer estar triste si acaba de tener un bebé”, pues encontraría todas estas respuestas cuando lo viví, se puede estar triste y mucho, y lo peor es que sientes no poder controlarlo y esto frustra más aun; otra cosa que siempre pensaba era por qué en ninguna fase del embarazo y de los tantos controles médicos a los que asistí NADIE me habló de esto, ni mea advirtió o al menos informó de lo que podía pasar, lo que hacía todo más extraño ¿Cómo lo supere? Te lo cuento en mi siguiente post…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *