Depresión Postparto

Depresión Postparto y Lactancia Materna.

Depresión Postparto y Lactancia Materna.

¿Qué nos dice la OMS?

Según la OMS “La lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida aporta muchos beneficios tanto al niño como a la madre. Entre ellos destaca la protección frente a las infecciones gastrointestinales, que se observa no solo en los países en desarrollo, sino también en los países industrializados. El inicio temprano de la lactancia materna (en la primera hora de vida) protege al recién nacido de las infecciones y reduce la mortalidad neonatal. El riesgo de muerte por diarrea y otras infecciones puede aumentar en los lactantes que solo reciben lactancia parcialmente materna o exclusivamente artificial”.

"Los miedos, dudas y ansiedad se exacerban, lo que hace que amantar se convierta en un calvario".

Confía en tí...

Podemos visualizar en el escrito anterior la posición de la Organización Mundial de la Salud en cuanto a los beneficios fisiológicos para el recién nacido principalmente, pero ¿qué hay de los beneficios a nivel emocional? Iniciar la lactancia materna durante la primera hora de vida y que la madre logre establecerla adecuadamente es esencial para el desarrollo del vínculo afectivo madre – hijo, ayuda a calmar al bebé, ayuda a reducir el tamaño del útero ya que aumenta las contracciones uterinas y por si fuera poco ayuda a disminuir el riesgo de padecer Depresión Postparto, pero el amamantar adecuadamente se aprende, si bien es un acto completamente instintivo y natural también es una práctica que requiere conocimiento e información para llevarla a cabo adecuadamente y que no genere problemas adicionales.
Muchas veces la lactancia materna exclusiva se ve interrumpida por todos los cambios emocionales y físicos que padece la madre, si no ha logrado instaurar la lactancia y se asoman adicionalmente niveles de Depresión Postparto, los miedos, dudas y ansiedad se exacerban, lo que hace que amantar se convierta en un calvario, piense que el bebé está pasando hambre, y si le sumamos las miles de opiniones que en ocasiones contrario a ayudar confunden más a la madre, la situación termina convirtiéndose en una locura total.

¡Informarte es la clave!

No interrumpas la lactancia, infórmate

En mi experiencia personal no tuve ningún problema para instaurar la lactancia materna, no porque sea superdotada sino porque al enterarme de mi embarazo me dispuse como especie de “reto” poder amamantar con tranquilidad y leí mucho, muchísimo acerca del agarre, posiciones, tiempos, fases de la leche y demás generalidades de la lactancia, y ojo aún así me contrarié en varias oportunidades, dudé acerca de mantener la lactancia y algunas circunstancias fueron confusas, pero siempre estuve apoyada por mi esposo, seguí mi instinto y eso para mí fue determinante.

En conclusión, no abandones la lactancia, las dudas, miedos y confusiones son normales, busca apoyo, ayuda e información oportuna, pero sobretodo cree en ti y en tu instinto, de esta manera verás como fluyes positivamente y en armonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *